“Como siempre comento, lo más importante es la palabra que uno da”

Para el presidente del directorio de C&J Constructores, Jaime Rodriguez-Larraín, honrar la palabra es la garantía para una relación laboral con futuro.

¿Cuál es el principal reto que ha afrontado en su carrera?

Hace algunos años, me plantearon liquidar la empresa para iniciar otros negocios. Decidí seguir adelante en vista de que C&J era una empresa en marcha y sin ningún problema económico, y sobre todo porque teníamos un staff y trabajadores cuyas familias dependían de la empresa. Ante ello, decidí invitar a nuevos accionistas y formar un nuevo directorio con directores externos y plantear una nueva estrategia de crecimiento. El tiempo me dio la razón y hoy C&J factura casi 8 veces más y tenemos una presencia muy importante.

¿Qué es lo más difícil que le ha tocado hacer?

Profesionalizar la empresa, lograr que las decisiones no dependan de uno, sino del equipo gerencial. Soy un convencido de que para lograr un crecimiento orgánico, constante, y, sobre todo, sano, las decisiones y estrategias no pueden recaer en una sola persona, sino en un equipo.

¿Qué es aquello que un ejecutivo no debe olvidar nunca al ascender a un cargo gerencial o directivo?

La interacción con todos los trabajadores, desde cualquier posición hasta el gerente general. Me intereso continuamente por conversar con todos y así saber sus puntos de vista. Es increíble las enseñanzas que he obtenido muchas veces de las personas de apoyo de la empresa. Es interesante escuchar como conciben o ven la marcha de la empresa. Es interesante escuchar cómo conciben o ven la marcha de la empresa, desde su perspectiva.

¿Cuáles considera que son los aspectos de su vida que más influido en su carrera?

La pasión por lo que hago. Me gusta lo que hago, lo vengo haciendo desde que terminé la universidad, desde hace 41 años. Ingresé en el negocio inmobiliario por casualidad, a los 22 años, y a mis 63 sigo con todas las ganas de hacer nuevos proyectos. Y, sobre todo, honrar mi palabra y compromisos. Como siempre les comento a mis colaboradores: lo más importante es la palabra que uno da.

¿Cuáles son, por el contrario, los rasgos de su personalidad que considera no suman?

Suelo ser muy vehemente y siempre quiero las cosas para “ayer”, aunque yo no diría que no suma, a veces es importante contar con cierto grado de vehemencia. Soy de la generación de la llamada, de convencer hablando, creo que es importante en estas épocas de e-mails y chats. Los más jóvenes suelen pensar que con e-mails o chats es suficiente para lograr objetivos.

¿Qué le recomendaría a los emprendedores que apuestan por su propio negocio?

Todo negocio empieza con un sueño, ese es el comienzo, soñar con una idea, perseverar y llevarla a cabo, asesorándose con personas que conozcan del giro del negocio. Ser conscientes de que al principio va a ser duro y complicado, pero al final es gratificante ver cómo una idea que soñamos se convierte en realidad. Sin embargo, también es importante tener cabeza fría y ser lo suficientemente valiente para evolucionar y cambiar de rumbo si fuera necesario.

(Publicación e imagen de El Comercio Día 1)

“Como siempre comento, lo más importante es la palabra que uno da” was last modified: diciembre 17th, 2018 by ADI Perú